Cel: +56945318755                      e-mail: info@carolinacastro.cl

  • Caro

Los sobrevivientes

Actualizado: 26 de mar de 2019



Es fácil reconocerte entre un grupo de personas. Basta con mencionar la palabra oscuridad y llamo tu atención de inmediato. Fijas tu mirada en la mía, como si los horrores de aquella guerra vinieran de pronto a tu mente y los estuvieras viviendo en ese momento. Puede que no quieras hablar de ello, porque crees que hablar de la oscuridad hace que se presente de nuevo. Y no, no estás loc@.


No crees en nada de esto, hasta que te ocurre. Piensas que es suficiente con ser una buena persona y así nada malo te pasará. Pero el crecimiento no tiene atajos. A veces, cuando no entendemos las lecciones luego de varias advertencias, la vida te sube el volumen para que escuches. Tiene sus secuaces para llamar tu atención: las energías opositoras que viven en el plano mental. Esta experiencia no es necesaria para todos, pero si la viviste o la estás viviendo, te aseguro que tiene sus bendiciones.


Las energías oscuras son diversas en sus orígenes y complejidad. Se presentan en diferentes formas que van desde simples pensamientos negativos que pululan sin objetivos primordiales, o entidades con personalidad, características y anhelos, o magia negra (de esa que pagas para que a otro le vaya mal), hasta demonios milenarios que viven en antiguos lugares o cosas que coinciden contigo, o que se traspasan de generación a generación, cuando la anterior ya no les rinde. Su alimento es nuestro sufrimiento.


Es fácil reconocerte en un grupo de personas. Menciono la palabra oscuridad y llamo tu atención de inmediato. Fijas tu profunda mirada en la mía, como si los horrores de aquella guerra vinieran de pronto a tu mente y los vivieras en ese mismo momento, otra vez. Puede que no quieras hablar de ello conmigo, porque crees que hablar de la oscuridad hace que sea real de nuevo. Y no, no estás loc@.


Hay una gran diferencia entre tú y los que no lo han vivido. La oscuridad estuvo en tu vida para hacerte ver tus debilidades, tus propias oscuridades. Tú viste las tuyas, estuviste inmerso en ellas. Las disfrutaste a momentos, las odiaste en otros. Aunque haya sido brutal, era necesario. Como un veterano de guerra, la fortaleza y la resiliencia quedan impregnadas en tu energía. Eres un sobreviviente.


Hablar de la oscuridad es justamente lo que la hace más débil. Acostumbrada a vivir en las sombras de nuestro inconsciente, el verse expuesta limita su accionar. Sin que esa sea su intención, te ayuda a que una verdad importante para este momento en tu evolución pueda emerger a tu consciente. De esta forma, puedes trabajar en ello e iluminarla con tu Luz, con tu Amor, y despedirla para siempre de tu vida. Ya cumplió su misión y no es necesaria. Aunque sea difícil de aceptar, la oscuridad fue llamada a ayudarte a ver, a crecer, a reconocer aquello que le falta Luz en ti.


Las energías oscuras están presentes en todos nosotros, porque todos tenemos oscuridades y espacios débiles en nuestra alma. Las alimentamos todos los días y, casi siempre, las mantenemos a raya. A veces, sentimos que las necesitamos para sobrevivir situaciones extremas y luego nos las dejamos, porque les agarramos cariño. Pero hay algunas situaciones en las que esta oscuridad no te deja vivir.


Algunos síntomas son: accidentes, pérdida de cosas o dinero, discusiones con familia o trabajo, surgen enemigos en el entorno, enfermedades, depresión, miedo y angustia a nada específico, quieres estar solo, te sientes incomprendid@ y rechazad@. Tal vez incluso, sientes presencias o ruidos extraños, tienes pesadillas y parálisis del sueño. Si vives al menos tres de estas situaciones al mismo tiempo, aquí hay algunas recomendaciones.


Paso 1: habla de ello. No estás loc@, es real, y no estás sol@.

Paso 2: decide estar mejor y vivir la vida que mereces. No es necesario vivir así.

Paso 3: pide ayuda. Hay personas que pueden ayudar y que saben lo que hacen.

Paso 4: esta experiencia no te define. No eres rar@ ni diferente. Enfrentarse a la oscuridad es parte de encarnar y vivir.

Paso 5: Sahuma!!! y cambia tu realidad.


Con amor,


Caro


PD: instrucciones para un sahumerio efectivo aquí www.carolinacastro.cl/sahumerio



240 vistas